El mundo del metal es complejo. Está formado por múltiples aspectos que no se caracterizan precisamente por su empirismo, como son los problemas derivados de la composición de los materiales, los procesos de producción y sus dificultades, los tratamientos de las superficies, las prestaciones, la trabajabilidad, la garantía de homogeneidad del género, los tiempos de abastecimiento y de entrega y los volúmenes mínimos requeridos.

El estudio de materiales alternativos, de nuevos procesos y posibles soluciones así como la búsqueda de proveedores acreditados son una constante en la actividad diaria de investigación y desarrollo de la empresa. Las pruebas sobre el comportamiento de los productos a lo largo del tiempo, en diferentes condiciones de uso y atmosféricas, se llevan a cabo asiduamente, y los resultados obtenidos se utilizan ya sea como referencia para mejorar el rendimiento, como en la asistencia a nuestros clientes.