Acuñación y embutición profunda es el nombre técnico con el que se forja una placa de metal en un objeto tridimensional, habitualmente mediante un trabajo en frío que implica el uso de prensas y moldes. Por lo general, para pasar del material plano al objeto terminado, se utilizan varios pasajes, que son necesarios para no deteriorar las características del metal y al mismo tiempo llevan a alcanzar la forma y el tamaño requeridos. En este proceso, es fácil imaginar cómo un diseño preciso, combinado con el conocimiento de los procesos y materiales, es la clave para optimizar la producción y alcanzar altos estándares de calidad.